Home | Centinela de la sociedad | La Navidad es una familia

La Navidad es una familia

La Navidad es una familia

Por Arismendy Rodríguez

De un tiempo acá, he adoptado la costumbre de ponerme en sintonía con los tiempos del año litúrgico de la Iglesia a través de la lectura de algunos libros afines a dichos tiempos. Esto así, procurando sacarle el mayor de los provechos en frutos de crecimiento espiritual, a la enorme riqueza de los misterios cristianos que la Iglesia celebra en cada tiempo específico (Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua…).

Para esta ocasión (Adviento y Navidad), me he dedicado a leer y reflexionar en torno a un pequeño libro escrito por el prominente teólogo y ex-pastor protestante, convertido al catolicismo, Scott Hahn. El librito, titulado La alegría de Belén, es cautivante desde la primera página hasta la última. Pero de todo el libro, quiero compartir con ustedes la impresión que me ha causado el contenido del primer capítulo, lo que para mí ha significado de algún modo un gran “descubrimiento”: la Navidad es una familia.

La clave de lectura del misterio de Adviento (preparación de la venida) y la Navidad (el nacimiento o venida de Jesús) es la familia. Pero voy a dejar que sea nuestro autor que nos lo diga, con esa fluidez narrativa que le caracteriza:

“Jesús no vino a este mundo en soledad. Quiso hacerlo en el seno de una familia, y vino a traernos la salvación: hacernos miembros de la familia de Dios. Este es el significado auténtico de la salvación, y también de la Navidad: “A cuantos le recibieron les dio la potestad de ser hijos de Dios” (Jn 1,12)”. Hijos e hijas de Dios, miembros de su familia”.

Y es que:

“No llegaremos a entender cabalmente lo que Jesucristo ha hecho por nosotros hasta que comprendamos el misterio de la Navidad. Todos los misterios de salvación tienen una dimensión familiar -desde la Pasión y Muerte del Señor, a la institución de la Iglesia y de los sacramentos-; pero esta tiene su paradigma en el episodio del nacimiento de Cristo”.

Desde este enfoque, siendo la familia de algún modo el núcleo del misterio salvífico de Dios, podemos entonces entender mejor los signos de los tiempos. Los constantes ataques contra la familia llevados a cabo desde los centros de poder dominantes en la actualidad, tienen su referente más antiguo en el combate entre las fuerzas del bien y del mal.

“La familia es la clave de lectura de la Navidad, y también del Cristianismo… Dios quiso vincular inseparablemente la forma de llevar a cabo la salvación a la familia, porque se manifestó como vida familiar… Para comprender el significado de la salvación tenemos que interpretarla a la luz de las relaciones familiares”.

En este tiempo muchos aprovechan para reunirse en familia para “celebrar”, y se pierden en una celebración sin sentido y mundana, ojalá y nos esforcemos por recuperar su significado profundamente religioso y cristiano, ojalá y podamos reencontrarnos con el misterio: “que Dios ha establecido su morada entre hombres, mujeres y niños, y que les ha llamado, nos ha llamado, a convertirnos en parte de su familia, a pertenecer a su santo hogar”.

Contemplemos el misterio de la Navidad en referencia con la familia, con el modelo de familia, la Sagrada Familia, la Familia de Nazaret: Jesús, María y José. Todo queda vinculado en una casa, una familia, un linaje y una herencia. Y al final, esa herencia nos pertenece, somos parte del cuerpo de Cristo que es su Iglesia. “Somos parte de su familia, y por eso la alegría de la Navidad nos pertenece. Podemos gozar de ella en cualquier sitio, no solo en Tierra Santa, y en cualquier momento del año, todos los días… A partir del nacimiento de Cristo, todo ha cambiado, y a la vez todo está por cambiar, ya que es necesario que todos, cada uno, acojamos a ese niño por la fe”.

¡Feliz Navidad familia!