Home | Centinela de la santidad | Un centinela para los adolescentes

Un centinela para los adolescentes

Vida de San José Sánchez del Río.

Al hablar de santidad, pareciera que la invitación está hecha sólo a las personas mayores. Pero la invitación de Jesús no tiene edad ni condición, por lo cual, la invitación de Mateo 4,48: “Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial”. Es para todos, incluyendo niños y adolescentes, porque la santidad es el camino que nos lleva hacia el Señor y es el camino que desde pequeños debemos seguir para participar de la santidad de Dios uniéndonos a Su Voluntad.

Resultado de imagen para san jose sanchez del rioUn ejemplo vivo de la devoción por Cristo desde la infancia de nuestra existencia es la vida de San José Sánchez Del Río, que supo vivir su amor a Dios hasta entregar la vida por causa de su fe, y hoy es para todos nosotros, ejemplo vivo de una vida orientada al Señor desde la edad temprana.

San José Sánchez Del Río nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, Michoacán. fue un joven cristero de 14 años de edad, procesado y ejecutado por oficiales del gobierno mexicano, durante la Guerra Cristera en México. Fue declarado beato por el cardenal José Saraiva Martins en la ciudad de Guadalajara el 20 de noviembre de 2005. El 21 de enero del 2016 el papa Francisco firmó el decreto que habilita su canonización. Fue canonizado por el papa Francisco el 16 de octubre de 2016​ en Roma, junto a otros seis beatos, entre ellos el argentino Cura Brochero. Al decretarse la suspensión del culto público, José tenía 13 años y 5 meses. José, viendo el valor de su hermano que se había alistado para defender la fe, pidió permiso a sus padres para alistarse como soldado; su madre trató de disuadirlo, pero él le dijo: “Mamá, nunca había sido tan fácil ganarse el cielo como ahora, y no quiero perder la ocasión”. Su petición para alistarse en los Cristeros fue rechazada por ser muy joven, pero él pidió ser integrado como auxiliar.

Veamos algunos datos de su vida y las enseñanzas que les deja a los centinelas adolescentes y a todo cristiano:

  1. Su alegría en los momentos tristes. En el campamento se ganó el cariño de sus compañeros que lo apodaron “Tarsicio”. Su alegría endulzaba los momentos tristes de los cristeros y todos admiraban su gallardía y su valor. Por la noche dirigía el santo rosario y animaba a la tropa a defender su fe.
  2. Una fe comprometida con la situación de la sociedad. Acudía al catecismo y se distinguía por su compromiso en las difíciles actividades parroquiales, (…) se acercaba a los sacramentos, cuando podía, porque el culto público estaba prohibido, poniendo en peligro su vida; rezaba cada día el santo rosario junto con su familia. A pesar de ser todavía muy joven, José sabía muy bien lo que estaba viviendo México en aquella persecución.
  3. Identificó su vida con Cristo. La etapa de la adolescencia tiene características particulares muy conocidas: es tiempo de búsqueda de un modelo para identificarse y de un ideal que fundamente toda la vida. José lo encontró en Cristo y su an­helo más grande fue entregarse totalmente en favor de la Iglesia ultrajada.

 

Oración a San José Sánchez Del Río

Señor Dios que otorgaste
la palma del martirio a

San José Sánchez del Río,
al profesar y defender
con su sangre la fe
en Cristo Rey del universo.

Concédenos por su intercesión,
alcanzar la gracia de ser como él,
fuerte en la fe,
seguros en la esperanza,
y constantes en la caridad.

Por Cristo Nuestro Señor.

Amén