Home | Centinela del matrimonio y la familia | “The ultimate gift” o Los diez grandes regalos

“The ultimate gift” o Los diez grandes regalos

Resultado de imagen para “the ultimate gift”

Durante mi proceso de estudio de Administración estratégica, vi la película “the ultimate gift”. La trama es de un abuelo que en su testamento le deja a su nieto una serie de pruebas y al final de cada una recibirá un regalo, si completa el reto recibirá un “regalo supremo”.

Al recordarla me he quedado pensando en lo importante que es darles a nuestros hijos cada uno de los regalos que el abuelo le entregó a su nieto, estos son:

  • Trabajo. – Desde que nuestros hijos son pequeños tendremos que enseñarles el valor del trabajo bien hecho y la responsabilidad. Formemos hijos emprendedores que no esperen que les resuelvan todo. Que vivan la gran satisfacción del trabajo cumplido, que comprendan cuáles son sus obligaciones y que luchen por conseguirlas. Que aprendan a hacer sus tareas solos, que presenten trabajos de acuerdo a su capacidad y edad. Que tengan algún encargo en casa y que comprendan que si no cumplen con este perjudican a los otros miembros de la familia. Es su trabajo y ellos lo deben cumplirlo. Que aprendan que sólo con esfuerzo y perseverancia conseguirán sus metas. Enseñarles a aprovechar el tiempo.
  • Dinero.– Enseñarles el valor del dinero, lo que se puede hacer con él. Hay muchas cosas más importantes que él. Que comprendan que la única manera lícita de conseguirlo es trabajando. Que es un medio no un fin. Que con él se puede hacer mucho bien o mucho mal, esto dependerá del uso que le den. Que aprendan a compartir, a dar sus cosas. Enseñarles que no vale más el que más tiene, sino el que es mejor persona. Que aprendan a darle un adecuado uso a las cosas y lo que cuesta tenerlas.
  • Amistad.- Enseñarles lo que es la verdadera amistad y lo importante que es tener buenos amigos que te acompañen durante la vida. Que comprendan la diferencia entre ser cómplices o ser amigos. El amigo es el que busca que mejores como persona, crecen juntos. El cómplice solo busca utilizarte. Un verdadero amigo es con el que puedes contar siempre y él contigo. Aprender a dar lo mejor de uno y ponerlo a servicio del otro. La amistad es desinteresada. Enseñarles a ser amables, corteses y sinceros.
  • Enfrentar los problemas.– Los padres tendremos que preparar a nuestros hijos para que sepan afrontar las dificultades y problemas que le presenta la vida. Enseñarles a vivir la frustración, a reconocer los problemas, a analizarlos para buscar posibles soluciones y a escoger la mejor luchando por llevarla a cabo. Muchas veces los padre queremos evitarles las dificultades pero con esto sólo conseguimos que crean que la vida es cómoda y sin exigencias y que pueden conseguir lo que quieren sin ningún esfuerzo. De pequeños se enfrentarán a sus pequeños problemas y esto los preparara para enfrentar de grandes sus grandes problemas. Darles herramientas para la resolución de sus problemas. Enseñarles a no darse por vencidos y no tener miedo al fracaso que aprendan a ponerse de pie nuevamente y a continuar el camino aprendiendo de esa dificultad o error.
  • Gratitud- Hay un dicho que dice “ser agradecido es de bien nacido.” Qué importante es que desde pequeños nuestros hijos agradezcan lo que se hace por ellos y se les da. Que no crean que merecen todo, que el mundo gira alrededor de ellos. Una persona agradecida aprende a ser humilde. Es la humildad la  que les ayudará siempre a mantener los pies en la tierra por que aprenden a conocerse sabiendo cuáles son sus fortalezas y debilidades. Dar gracias por todo lo bueno que les ha ocurrido todos los días.
  • Generosidad.- Enseñarle no sólo a compartir sus cosas, sino su vida  en un inicio con su familia, después con los amigos y con quien lo rodee El darnos es lo que más  nos acerca a la felicidad ya que nos da alegría y satisfacción él realizar algo bueno por el otro. Enseñarles a ser generosos. Que los hermanos se presten las cosas, que  se ayuden. Que entiendan que el dar es una gran muestra de cariño. Darle posibilidades de practicar la generosidad, por ejemplo una vez al año que regale uno de sus juguetes en buen estado. Al enseñarles a darse les enseñamos a cubrir las necesidades del otro buscando su bien. Además de que ejercen la libertad en cada entrega. Les enseñamos a preocuparse y ocuparse de los otros.
  • Familia.- Enseñarles la importancia de pertenecer a su familia. Es el lugar donde las personas nos sentimos queridas y respetadas. Para que exista nuestra familia es necesario amarnos y vivir unidos. Es donde se enseña y aprende  a amar. Es la primera escuela para nuestros hijos, donde aprenden a comunicarse y relacionarse.  Enseñarles a comunicar sus pensamientos, sentimientos y dificultades en nuestro hogar, donde se le va a aceptar por lo que es. Los padres tendremos que construir un ambiente de confianza y seguridad, donde deseemos comunicar nuestra intimidad, convirtiendo a la familia en nuestro refugio, fortaleza y orgullo.
  • Buen Humor- Enseñarles el valor de la alegría, del optimismo y de la sonrisa. Que aprendan que siempre hay algo valioso y bueno que podemos alcanzar. Que disfruten de las cosas sencillas que suceden día a día. Enseñarles a descubrir lo positivo de las personas y de las situaciones. Aprovechar los errores para aprender algo. Aceptar las limitaciones propias. Divertirnos en familia, reírnos juntos, tener actividades para pasarlo bien. Enseñarles a hacer su trabajo con gusto y con alegría, que vean que así lo hacemos nosotros.
  • Sueños.- Animar a nuestros hijos a luchar por lo que desean o sueñan. Que tengan iniciativa, que piensen y analicen como llevarla a cabo. Que luchen por sus ideales. Que se pongan metas, que busquen los distintos caminos para conseguirlo, que decidan cual es el mejor y que se pongan en marcha, acompañarlos en el camino pero no hacerlo por ellos. Cuando se logra algo deseado se siente una gran felicidad porque todo el esfuerzo valió la pena. Los sueños son los motivos que los ponen en movimiento. Enseñarles a ser realistas para que vean las dificultades y obstáculos que pueden encontrar. Un hombre que sueña no pierde la ilusión de seguir adelante. Platicarles historias de personas que tuvieron un sueño y lo alcanzaron.
  • Amor.- el gran regalo que les podemos dar a nuestros hijos es el de enseñarles a amar, el hombre necesita amar y ser amado. Somos los padres los principales maestros en el arte de amar. Lo aprenden principalmente del ejemplo que les damos. De ver el amor que existe entre sus padres y su familia. De nuestra capacidad de entrega y del cariño que les demos. Enseñarles a aceptar, comprender y respetar a las personas. Que traten a los demás como les gustaría que los trataran.

El “regalo supremo” del que se habla en la película, nuestros hijos  lo conseguirán al esforzarse por conseguir cada uno se los regalos anteriores. Este gran regalo no es otra cosa que la madurez y el irse convirtiendo cada día en una mejor persona. Llegando a ser congruente e íntegro. Una persona con la que los demás gozan y desean  estar.