Home | Centinela de la sociedad | “The Disconnected Challenge” o la vuelta al mundo real

“The Disconnected Challenge” o la vuelta al mundo real

Vivimos muy pendientes y conectados con el de más allá, mientras el de más acá (prójimo-próximo) nos pasa inadvertido.

Por Arismendy Rodríguez

Recientemente leí una nota noticiosa publicada en un diario internacional, la cual daba cuenta de un nuevo reto promovido por Discovery Channel dirigido a tres personas de países, edades, gustos y estilos de vidas diferentes para que se desconectaran por un espacio de dos días de cualquier tipo de contacto con el teléfono móvil y las aplicaciones o redes más comunes: Facebook, Twitter, Whatsapp… Para esas personas, como para muchos de nosotros, eso significó una especie de muerte súbita o desmembramiento del propio ser, pues, el teléfono ha llegado a ser como una mano, un pie o un brazo.

El reto no deja de ser interesante, especialmente por las circunstancias actuales, Imagen relacionadacaracterizadas por una penetración casi absoluta de la tecnología móvil en nuestra cotidianidad. Pero también debe interpelarnos el hecho de que constituya un reto o una especie de proeza dejar de lado por 48 horas el teléfono y volver nuestra mirada alrededor, caer en la cuenta de que hay vida más allá del mundo virtual.

Hasta ahí hemos llegado, a muchos les cuesta ver el mundo a través de un lente que no sea la potente cámara de su teléfono inteligente o su tableta. Vivimos sumergidos en esa realidad virtual en detrimento de la vida concreta, el aquí y ahora de los seres de carne y hueso que nos rodean. Vivimos muy pendientes y conectados con el de más allá, mientras el de más acá (prójimo-próximo) nos pasa inadvertido.

Para nosotros, como cristianos católicos, nos puede resultar muy útil durante este tiempo de cuaresma asumir el reto de menos virtualidad y más realidad, volver a recuperar nuestro entorno, a gustar de una sonrisa, una caricia, un abrazo, un paseo… pero sin el teléfono. Y que esos espacios de desconexión con la virtualidad se conviertan en una especie de acto de caridad para con nuestro prójimo y para con nosotros mismos.

Resultado de imagen para dejar las redes sociales por un tiempo