Home | Centinela de la santidad | Santa Rosa de Lima: «Una centinela para Latinoamérica»

Santa Rosa de Lima: «Una centinela para Latinoamérica»

La fiesta litúrgica de Santa Rosa de Lima es el 23 de agosto desde la reforma del calendario de después del Concilio Vaticano II; sin embargo el Episcopado Argentino y otros episcopados de América la celebran el 30 de agosto, fecha tradicional en toda América.

El Papa Inocencio IX dijo de esta santa un elogio admirable: “Probablemente no ha habido en América un misionero que con sus predicaciones haya logrado más conversiones que las que Rosa de Lima obtuvo con su oración y sus mortificaciones“.

Santa Rosa de Lima (1586-1617) fue una devota católica limeña del siglo XVII. Además, fue una mujer de profunda solidaridad con los más necesitados, especialmente con los enfermos. Sus devotos le atribuyen hechos prodigiosos y la veneran de forma especial cada 30 de agosto.

Isabel Flores de Oliva nació en el barrio de Monserrate (Lima) el 30 de abril de 1586, siendo sus padres don Gaspar Flores (arcabucero español) y doña María de Oliva (costurera indígena). Tuvo 12 hermanos. Entre los 10 y 15 años de edad vivió en Quives (camino a Canta), donde fue confirmada en la fe católica por Santo Toribio de Mogrovejo.

A los 20 años se incorporó como Terciaria del Convento de Santo Domingo. En su casa de Lima mortificaba su cuerpo con rudos castigos y penitencias, para acompañar la pasión de Cristo y expiar los pecados de la humanidad.

Ayudaba a su familia hilando y bordando ropas para su venta. También acudía a los hospitalespara atender a los enfermos. Cuando tenía 31 años cayó gravemente enferma y falleció en Barrios Altos (Lima) el 24 de agosto de 1617. Sus restos reposan en el Convento de Santo Domingo.

Santa Rosa de Lima fue beatificada por el Papa Clemente IX en 1668 y canonizada por el Papa Clemente X en 1671.

Santa Rosa de Lima no solo fue muy religiosa; también tuvo muchas virtudes que sus devotos recuerdan y tratan de imitar. Entre ellas destacan la solidaridad, el trabajo y la sencillez.

Los devotos católicos de Santa Rosa de Lima la veneran por su:

1. Vocación religiosa: Tuvo mucha fe en Dios, Jesús y la Virgen María. A los 20 años ingresó a la orden de Santo Domingo.
2. Amor al prójimo: Lo demostró ayudando a los enfermos y pidiendo a Dios por los que más sufrían.
3. Amor a la naturaleza: Defendía a los animales.
4. Trabajo: Hilaba y bordaba ropas para ayudar en la economía de su familia.
5. Sencillez: Siempre fue ajena a las vanidades y lujos.

Resultado de imagen para santa rosa de lima