Home | Centinela de la santidad | San Ignacio de Loyola: 10 características de un centinela de la espiritualidad

San Ignacio de Loyola: 10 características de un centinela de la espiritualidad

La espiritualidad ignaciana no consiste en sumar a todo lo que hacemos otras actividades “más espirituales”. No se trata de “…y ahora, además de lo que haces, apártate de todo y ponte a rezar”. La espiritualidad ignaciana intenta ayudar a vivir la vida de una forma integrada. Integrar es marcar un horizonte claro en el proyecto personal de vida: un horizonte que da sentido a lo que se va haciendo, que ayuda a vivir reconciliado con uno mismo, con lo demás y con la creación.

La espiritualidad ignaciana es un camino para mirar la vida de una manera nueva, agradecida, con ojos compasivos y comprometidos, con dosis de humor, de sentido común, de apoyo en los demás, de una lectura sabia de nuestro pasado para no tomarnos trágicamente el presente y vivir inspirando futuros. Esa es, en definitiva, la mirada de Jesús de Nazaret.

¿Quieres saber en qué consiste la espiritualidad ignaciana? Aquí te contamos 10 características:

  1. Buscar y hallar a Dios en todas las cosas.

  2.  Relación personal con Cristo y amor por la Iglesia.

  3.  Reflexión que lleva a la gratitud, que, a su vez, lleva al servicio.

  4. Contemplación en la acción: acción trascendida por la oración.

  5.  Libertad interior: del conocimiento interno y el discernimiento.

  6.  Fe que promueve la justicia: no hay verdadera expresión de la Fe cuando no hay justicia ni dignidad humana.

  7.  Una visión positiva y comprometida de cómo Dios interactúa constantemente con la creación.

  8.  Para Mayor Gloria de Dios: Alabar a Dios y trabajar con Él en la misión de sanar al mundo.

  9.  Flexibilidad: respetando la experiencia de la vida de las personas.

  10.  Unión de Ánimos: escuchar al Señor que está presente entre nosotros.

Resultado de imagen para san ignacio de loyola