Home | Centinela de la santidad | San Cosme y san Damián: “Dos centinelas para Cirujanos, Farmacéuticos, Médicos, Peluqueros, Dentistas”

San Cosme y san Damián: “Dos centinelas para Cirujanos, Farmacéuticos, Médicos, Peluqueros, Dentistas”

sancosme_sandamian.jpg

El Museo de Navarra, precisamente en el recinto que fuera la capilla del antiguo Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia, conserva una joya pictórica de gran importancia para la fe de los fieles católicos. Se trata de una “tabla renacentista” que muestra el milagro del trasplante de una pierna realizado por los santos Cosme y Damián.

Ambos hermanos, gemelos, nacieron en Arabia el siglo III d.C. y fueron educados en la fe cristiana. Los cronistas e historiadores refieren su permanente preocupación por los pobres y enfermos a quienes ayudaban invocando al Espíritu Santo y llevándolos a la fe. Se les atribuyen muchos milagros en un apostolado que desplegaron hasta sufrir el martirio por decapitación ordenado por Lisias, gobernador de Cilicia.

Habrían sido enterrados en Ciro, ciudad de Siria, cerca de Alepo.

Años después de su muerte, así narra en su libro “La Leyenda Dorada” el historiador del medioevo Jacopo della Voragine (Santiago de la Vorágine), las virtudes de los santos gemelos…

“Los dos se dedicaron al arte de la medicina y, ayudados por el Espíritu Santo, adquirieron tal habilidad y competencia en el desempeño de su profesión, que lograban curar las dolencias, fueran estas las que fuesen, no sólo a las personas sino también a los animales”.

Tras haber padecido el martirio muchos les atribuyen y agradecen su mediación. Precisamente la Tabla que guarda el Museo de Navarra muestra uno de los más conocidos milagros atribuidos a los santos Cosme y Damián.

Se trata del trasplante al sacristán de una parroquia que llevaba sus nombres. El pobre hombre tenía la pierna corroída por un cáncer con metástasis. Oraba clamando al Espíritu Santo ayuda e invocó la mediación de sus santos protectores.

Cuenta la tradición oral registrada en libros y obras de arte que Cosme y Damián no sólo le escucharon sino que se hicieron visibles ante el enfermo mientras dormía, provistos de medicinas e instrumentos necesarios para operarle. Tras extraer la pierna a una persona de otra raza que acababa de fallecer, se la injertaron con éxito al sacristán quien al volver en sí alababa a Dios por el milagro de su curación.

El momento en que se aparecen e intervienen ante el lecho del enfermo es una de las formas habituales de representar a San Cosme y San Damián, dos de los santos mediadores de gracias de sanación más populares entre los fieles devotos. Son patrones de los médicos, cirujanos, boticarios, barberos y hospitales.

San Gregorio de Tours, en su libro De gloria martyrium hace la mejor reseña de estos santos:

“Los dos hermanos gemelos Cosme y Damián, médicos de profesión, después que se hicieron cristianos, espantaban las enfermedades por el solo mérito de sus virtudes y la intervención de sus oraciones… Coronados tras diversos martirios, se juntaron en el cielo y hacen a favor de sus compatriotas numerosos milagros. Porque, si algún enfermo acude lleno de fe a orar sobre su tumba, al momento obtiene curación.

Muchos refieren también que estos Santos se aparecen en sueños a los enfermos indicándoles lo que deben hacer, y luego que lo ejecutan, se encuentran curados. Sobre esto yo he oído referir muchas cosas que sería demasiado largo de contar, estimando que con lo dicho es suficiente”.-

Oración a los Santos Cosme y Damián

Oh, Santos Cosme y Damián, a quien veneramos con toda humildad y afecto interior de nuestro corazón, los invocamos en este momento, gloriosos mártires de Jesucristo, quienes durante su vida ejercieron el arte de sanar con admirable caridad y sacrificio, sanando lo incurable y enfrentándose a enfermedades peligrosas, no contando tanto con la ayuda de la medicina y sus propias habilidad, sino por la invocación del poderoso nombre de Jesucristo.

Ahora que ustedes, están más cerca de la Gloria de Dios en el cielo, concédannos su misericordiosa mirada sobre nuestras almas miserables y afligidas; y fijen su atención en los muchos males que nos oprimen, las enfermedades espirituales y corporales que nos rodean. Intercedan pronto por nosotros, en cada necesidad y cada dificultad

Nosotros no pedimos sólo por nosotros mismos, sino también por cada uno de nuestros parientes, familiares, amigos y enemigos, de modo que, siendo restaurados en la salud del alma y el cuerpo, podamos dar gloria a Dios, y agradecer a ustedes, nuestros santos protectores. Amén

Resultado de imagen para virtudes de san cosme y san damian