Home | Centinela de la santidad | San Antonio Abad: «Un centinela que cuida los animales»

San Antonio Abad: «Un centinela que cuida los animales»

Resultado de imagen para san antonio abad

San Antonio es un modelo de espiritualidad ascética. Nace en Egipto hacia el año 250, hijo de acaudalados campesinosDurante una celebración Eucarística escucho las Palabras de Jesús: «Si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y dalo a los pobres». 

Al morir sus padres, San Antonio entregó su hermana al cuidado de las vírgenes consagradas , distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiró al desierto, donde comenzó a llevar una vida de penitencia. Hizo vida eremítica en el desierto, junto a un cierto experto llamado Pablo. Después vivió junto a un cementerio, siendo testigo de la vida de Jesús que vence el temor a la muerte.

Organizó comunidades de oración y trabajo. Pero prefirió retirarse de nuevo al desierto. Allí logró conciliar la vida solitaria con la dirección de un monasterio.  Viajó a Alejandría para apoyar la fe católica ante las herejía arriana.

Tuvo muchos discípulos; trabajó en favor de la Iglesia, confortando a los confesores de la fe durante la persecución de Diocleciano, y apoyando a san Atanasio en sus luchas contra los arrianos.

Una colección de anécdotas, conocida como «apotegmas» demuestra su espiritualidad evangélica clara e incisiva. Murió hacia el año 356, en el monte Colzim, próximo al mar Rojo. Se dice que de avanzada edad pero no se conoce su fecha de nacimiento.

Patrón de tejedores de cestos, fabricantes de pinceles, cementerios, carniceros, animales domésticos.

Aquí algunas de sus virtudes:

1.- HUMILDE Ante el mundo que le tocó vivir, donde los valores fundamentales no iban encaminados a la entrega y al desprendimiento, demostrando así con su Humildad su afán de entregarse a los demás, pero sobre todo a los más desfavorecidos de la sociedad por donde se desenvolvió .

2.- PACIENTE para superar cuantas vicisitudes rodearon su vida, desde las tentaciones que tuvo que vencer, como por la atención que tuvo que brindar a cuantos se acercaban a él.

3.- MODESTO por afrontar con su calidad humana y mostrarnos con su ejemplo de vida que no se necesita de nada para seguir su firme creencia religiosa.

4.- CASTO para estar más cerca de Dios.

5.- PRUDENTE a la hora de mostrar su sabiduría, consiguiendo la admiración de todos.

6.- MISERICORDIOSO por encima de todo. Su vida y Obras derraman allí por donde pasó la misericordia hacia los hermanos más necesitados y hacia los animales de los que es Protector.

7.- AMOROSO, mostrándonos con su desprendimiento de todos los bienes terrenales, el amor hacia Dios y hacia sus semejantes.

8.- CELOSO por seguir al pie de la letra lo que escuchó del Evangelio de San Mateo “Ve, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y sígueme”,

9.- CONSTANTE para que sus decisiones siguieran siempre el camino emprendido, sin desfallecer nunca hasta alcanzar por sus obras y Testimonio, el Olor de Santidad, que más tarde la Iglesia le reconocería.

Resultado de imagen para san antonio abad