Home | Centinela de la liturgia | Posturas y gestos de los fieles laicos durante la Eucaristía

Posturas y gestos de los fieles laicos durante la Eucaristía

Vamos en este artículo a recordar las posturas y los gestos que el pueblo debe realizar durante la Eucaristía.

En primer lugar no está de más recordar las posturas a tener durante la misa. La Ordenación General del Misal Romano (OGMR) dispone al respecto:  Los fieles estén de pie: desde el principio del canto de entrada, o mientras el sacerdote se acerca al altar, hasta el final de la oración colecta; al canto del Aleluya que precede al Evangelio; durante la proclamación del mismo Evangelio; durante la profesión de fe y la oración de los Fieles; y también desde la invitación Orad hermanos que precede a la oración sobre las ofrendas hasta el final de la Misa, excepto en los momentos que luego se enumeran.Imagen relacionada

En cambio, estarán sentados durante las lecturas y el salmo responsorial que preceden al Evangelio; durante la homilía, y mientras se hace la preparación de los dones en el ofertorio; también, según la oportunidad, a lo largo del sagrado silencio que se observa después de la Comunión.

Estarán de rodillas durante la consagración, a no ser que lo impida la enfermedad o la estrechez del lugar o la aglomeración de los participantes o cualquier otra causa razonable. Y, los que no pueden arrodillarse en la consagración, harán una profunda inclinación mientras el sacerdote hace la genuflexión después de ella[1]Obsérvese que la inclinación profunda la harán solamente los que no hayan podido arrodillarse.

Sobre lo anterior hay dos costumbres bastante generalizadas, que no cumplen lo dispuesto. Así, son pocos los fieles que nos ponemos de pie al Orad hermanos, la mayoría lo hace al oír el «Levantemos el corazón».

Otra costumbre generalizada es permanecer en pie durante la consagración, salvo en los casos que la propia OGMR cita. Desde la epíclesis, que a veces se anuncia con un toque de campanillas, hay que estar de rodillas, hasta  «Este es el sacramento de nuestra Fe». También la OGMR dispone que  allí donde sea costumbre que el pueblo permanezca de rodillas desde que termina la aclamación del Santo hasta el final de la plegaria eucarística y antes de la Comunión cuando el sacerdote dice: Este es el Cordero de Dios, es loable que dicha costumbre se mantenga.

Los fieles que no puedan arrodillarse durante la consagración por motivos de salud, incomodidad u otras causas justificadas, harán una profunda inclinación mientras el sacerdote hace la genuflexión posterior a la consagración del Pan y del Vino. Los fieles que han permanecido de rodillas no tienen que hacerla.

Ahora vamos con los gestos que el pueblo debe realizar en algunos momentos de la misa.

Así, en el Yo confieso del acto penitencial se  golpea el pecho mientras se dice las palabras Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Suelen darse tres golpes de pecho, pero la OGMR no indica cómo ni cuántos golpes hay que darse.

Otro gesto, en este caso inclinación de cabeza, se hace en el Credo, El Símbolo lo canta o lo recita el sacerdote juntamente con el pueblo estando todos de pie. A las palabras: Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre (si es el Credo Nicenoconstantinopolitano) o que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen (si es el Credo apostólico). todos se inclinan profundamente; pero en las solemnidades de la Anunciación y de la Natividad del Señor, se arrodillan[2]Muy pocos fieles hacen esta reverencia. El Credo no es en sentido estricto una oración, ya que no se dirige a Dios en cualquiera de sus tres personas sino que es una declaración de nuestra fe, una relación de nuestras creencias, aunque se diga rezar el credo.

Otro gesto que el pueblo debe hacer es antes de comulgar, en este caso una inclinación de cabeza.

La bendición con qué concluye la misa debe, asimismo, recibirse con la cabeza inclinada.

No olvidemos que por medio de la inclinación se expresa la  reverencia y el honor que se tributa a las personas o a sus signos y que hay dos clases de inclinación: de cabeza y de cuerpo.

  1. a) La inclinación de cabeza se hace cuando se nombran las tres Personas Divinas a la vez, a los nombres de Jesús, de la bienaventurada Virgen María y del Santo en cuyo honor se celebra la Misa;
  2. b) La inclinación de cuerpo, o inclinación profunda, se hace: al altar; a las oraciones: Purifica mi corazón, y Acepta, Señor, nuestro corazón contrito; en el Símbolo, a las palabras Y por obra del Espíritu Santo, o que fue concebido; en el Canon romano, al decir la oración Te pedimos humildemente. La misma inclinación hace el diácono cuando pide la bendición antes de proclamar el Evangelio. El sacerdote se inclina además un poco cuando, durante la consagración, pronuncia las palabras del Señor[3].

Gesto significativo se produce también al momento de darse la paz, con un beso, abrazo o apretón de manos, aunque en cada cultura puede variar. Eso sí, está dispuesto que debe saludarse a las personas más cercanas, sin formar barullo ni abandonar el sitio que se ocupa en la nave.

Y al Evangelio, en las palabras «Lectura del Santo Evangelio según …» tanto el sacerdote como el pueblo hacen la señal de la cruz en la frente, boca y pecho. Santiguarse (hacer una gran cruz de la frente al pecho y del hombro izquierdo al derecho) sobra en ese momento, pero sí se hace al comenzar la misa y en la bendición final.

Terminamos refiriendo algunos gestos que no están dispuestos y que gran número de fieles realizan. Es costumbre devolver la reverencia al turiferario cuando inciensa al pueblo. No hay que hacerlo. En cambio, el turiferario sí que hace reverencia profunda antes y después de incensar al objeto o persona oportuno. Otro gesto que no indica la OGMR es al rezar el Padrenuestro, que muchos fieles lo hacen elevando algo las manos o dándosela. Y la genuflexión al entrar en la iglesia sólo se hace ante el Sagrario, si está Jesús Sacramentado presente, no a las imágenes.

[1] OGMR 43

[2] OGMR 137

[3] OGMR 275