Home | Novena a San Agustín | Novena al Espíritu Santo: día primero

Novena al Espíritu Santo: día primero

PRIMER DÍA
DESPRENDERSE DEL ESPÍRITU DEL MUNDO

Inicio:
En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración para todos los días

Ven, Espíritu Divino
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.

MEDITACIÓN
EL ESPÍRITU DEL MUNDO ES CONTRARIO AL ESPÍRITU DE JESÚSResultado de imagen para novena al espiritu santo

Como cristiano, además de odiar toda clase de pecado, debes desprenderte en forma total del mundo y de las cosas del mundo. Llamo mundo la vida corrompida y desordenada que en él se lleva, el espíritu reprobable que en él reina, los sentimientos e inclinaciones perversas que lo inspiran, las leyes máximas que lo gobiernan.

Llamo cosas del mundo todo lo que el mundo estima, ama y codicia; los honores y alabanzas de los hombres, los placeres
vanos, las riquezas y comodidades temporales, las amistades y afectos fundados en la carne y en la sangre, en el amor propio y en el propio interés.

Repasa la vida de nuestro Señor Jesucristo y descubrirás que vivió en desprendimiento perfecto. Si aceptas la palabra de su Evangelio, aprenderás que quien no renuncia a todas las cosas, no puede ser su discípulo. Por eso, si deseas ser cristiano de verdad y discípulo de Jesucristo y continuar y expresar con tu vida su vida santa y desprendida de todo, es indispensable que te desprendas (renuncies) en forma absoluta y universal, del mundo y de las cosas del mundo.

Recuerda a menudo que el mundo ha sido y será siempre contrario a Jesús, que siempre le ha perseguido y crucificado y que así lo hará hasta el fin de los siglos. Los sentimientos e inclinaciones, las leyes y máximas y el espíritu del mundo son de tal manera opuestos a los de Jesucristo que no pueden subsistir juntos. Porque mientras los de Jesús sólo tienden a la gloria de su Padre y a nuestra santificación, los del mundo sólo tienden al pecado y a la perdición.

Las leyes y máximas de Jesús son llevaderas, santas y razonables; las del mundo diabólicas, tiránicas e insoportables. La vida de Jesús es santa y embellecida con toda clase de virtudes: la del mundo es depravada, desordenada y repleta de vicios.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Espíritu Santo ven (3 veces)