Home | Novena a San Agustín | Novena a la Virgen del Rosario por las familias: día séptimo

Novena a la Virgen del Rosario por las familias: día séptimo

Resultado de imagen para virgen del rosario

1.- ORACIÓN INICIAL

¡Oh Madre y clementísima Virgen del Rosario! Vos que plantasteis en la Iglesia, por medio de vuestro privilegiado hijo Domingo, el místico árbol del Santo Rosario, haced que abracemos todos tu santa devoción y gocemos su verdadero espíritu; de suerte que aquellas místicas rosas sean en nuestros labios y corazón, por los pecadores medicina y por los justos aumento de gracia. Amén.

Pedir aquí con confianza la gracia que se desea obtener con esta novena.

2.- DÍA SÉPTIMO

“Santa María, Madre de Dios”. No permitáis se pierda mi alma comprada con el inestimable precio de la sangre de Jesús. Dadme un corazón digno de Vos, para que amando el recogimiento, sean mis delicias obsequiaros con el santo Rosario, adorando con él a vuestro Hijo, por lo mucho que hizo para nuestra redención, y por lo que os ensalzó, haciéndote Madre suya. Amén.

3.- REZO DEL SANTO ROSARIO

Oramos con los Misterios Luminosos:

  1. Primer misterio: El bautismo de Jesús en el río Jordán.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  2. Segundo misterio: Jesús y María en las bodas de Caná.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  3. Tercer misterio: Jesús anuncia el Reino de Dios e invita a la conversión.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  4. Cuarto misterio: La transfiguración de Jesús en el monte Tabor.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  5. Quinto misterio: La institución de la Eucaristía.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

4.- ORACIONES FINALES

Terminar con la siguiente oración:

¡Oh Santísima Virgen, Madre de Dios, dulce refugio y consuelo piadoso de todos los afligidos! Por aquella confianza y autoridad de Madre con que podéis presentar nuestros ruegos al que es árbitro soberano de nuestro bien empeñad una y otra en favor nuestro. Conseguidnos el reformar con el Santo Rosario nuestras vidas, estudiando en tan dulce libro la fiel imitación de vuestro Hijo Jesús, hasta que podamos adorarlo y amarlo por todos los siglos de los siglos. Amén.

Imagen relacionada