Home | Novena a San Agustín | Novena a la Virgen del Rosario por las familias: día octavo

Novena a la Virgen del Rosario por las familias: día octavo

Imagen relacionada

1.- ORACIÓN INICIAL

¡Oh Madre y clementísima Virgen del Rosario! Vos que plantasteis en la Iglesia, por medio de vuestro privilegiado hijo Domingo, el místico árbol del Santo Rosario, haced que abracemos todos tu santa devoción y gocemos su verdadero espíritu; de suerte que aquellas místicas rosas sean en nuestros labios y corazón, por los pecadores medicina y por los justos aumento de gracia. Amén.

Pedir aquí con confianza la gracia que se desea obtener con esta novena.

2.- DÍA OCTAVO

“Ruega por nosotros pecadores”. ¡Madre de piedad! A Vos solo dijo aquel Rey soberano de la gloria: Vos sois mi Madre. Alcanzadme humildad y plena confianza, dispuesto de este modo, con el auxilio de Dios, a recibir los favores de la Divina misericordia, por los méritos de vuestro Hijo y Redentor nuestro. Amén.

3.- REZO DEL SANTO ROSARIO

Oramos con los Misterios Dolorosos:

  1. Primer misterio: La oración de Jesús en el huerto de Getsemaní.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  2. Segundo misterio: La flagelación de Jesús, atado a la columna.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  3. Tercer misterio: Jesús es coronado de espinas.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  4. Cuarto misterio: Jesús con la cruz a cuestas, camino del Calvario.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

  5. Quinto misterio: La crucifixión y muerte de Jesús.
    Un Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria.

4.- ORACIONES FINALES

Terminar con la siguiente oración:

¡Oh Santísima Virgen, Madre de Dios, dulce refugio y consuelo piadoso de todos los afligidos! Por aquella confianza y autoridad de Madre con que podéis presentar nuestros ruegos al que es árbitro soberano de nuestro bien empeñad una y otra en favor nuestro. Conseguidnos el reformar con el Santo Rosario nuestras vidas, estudiando en tan dulce libro la fiel imitación de vuestro Hijo Jesús, hasta que podamos adorarlo y amarlo por todos los siglos de los siglos. Amén.

Imagen relacionada