Home | Novena a San Agustín | Novena a la Virgen de Lourdes por los enfermos: día noveno

Novena a la Virgen de Lourdes por los enfermos: día noveno

Resultado de imagen para virgen de Lourdes

Por la señal de la santa cruz + de nuestros enemigos + líbranos, Señor, Dios nuestro +. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo +. Amén.

1.- Oración inicial

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, creador y redentor mío, por ser quien eres, y porque te amo sobre todas las cosas, a mí me pesa de todo corazón haberte ofendido, y propongo firmemente nunca más pecar, confesarme, cumplir la penitencia que me fuere impuesta y apartarme de todas las ocasiones de ofenderos. Te ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y confío en que por tu bondad y misericordia infinita me los perdonarás por los méritos de tu preciosísima sangre, pasión y muerte, y me darás gracia para enmendarme y para perseverar en tu santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.

2.- Día noveno

¡Oh Virgen de Lourdes, Reina de los mártires y consuelo de los afligidos! Por la heroica paciencia que resplandeció en todos los actos de vuestra vida mortal, desde Belén al Calvario, desde la Profecía de Simeón hasta que te arrancaron de los brazos el cadáver ensangrentado de tu divino Hijo, ten misericordia de mí y ayúdame a sobrellevar con cristiana resignación el peso de las cruces que el Señor tenga a bien enviarme, para labrar mi eterna felicidad en la gloria y vivir en tu dulce compañía por todos los siglos. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia de la salud para…

3.- Oración final

Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, sino líbranos de todos los peligros, ¡oh siempre Virgen gloriosa y bendita!

V. Ruega por nosotros, ¡oh Virgen de Lourdes!
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

ORACIÓN. ¡Oh Dios eterno y compasivo! Concédenos la gracia de vivir santa y cristianamente, venerando a la Virgen Santísima de Lourdes, para que seamos dignos de su intercesión en la vida y en la hora de la muerte. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Imagen relacionada