Home | Un invitado para Centinelas | Novena a la Virgen de la Altagracia: segundo día

Novena a la Virgen de la Altagracia: segundo día

Resultado de imagen para virgen de la altagracia republica dominicana

Domingo 13
María la primera Evangelizadora
“Proclama mi alma la grandeza del Señor” (Lc 1,46)
Dedicado a los misioneros y evangelizadores

1.- Orientaciones para este día

Colocar símbolos misioneros y/o recuerdos de jornadas misioneras de otros años. Poner énfasis en la actividad evangelizadora como consecuencia de la escucha de la Palabra. Hay que destacar a los evangelizadores y misioneros que con su testimonio hacen que otras personas se encuentren con la Palabra.

2.- Entronización de la imagen de la Altagracia y de las Sagradas Escrituras

En un altar decorado con manteles, flores y luces entronizar el cuadro de La Altagracia y la Biblia. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

(Se trae en procesión la Virgen con cantos marianos, misioneros y a la Palabra).

3.- Motivación

Con esta Novena de Nuestra Señora de la Altagracia iniciamos en toda la República Dominicana la Segunda Etapa del Plan Nacional de Pastoral cuya visión de futuro es que el pueblo de Dios testimonie, proclame, celebre su fe en Jesucristo, integrado en familias y pequeñas comunidades misioneras, contribuya a la vivencia de los valores cristianos en las personas, las familias y la sociedad para hacer visible el Reino de Dios. Comenzamos este camino de fe con el Año de la Palabra con su hermoso lema: “Dichosos los que escuchan la Palabra y la cumplen” (Lc 11, 28). En este segundo día de la Novena en honor a Nuestra Señora de La Altagracia, queremos fijar nuestra oración en la evangelización como testimonio y consecuencia de haber escuchado y acogido la Palabra. María desde el primer momento de la Encarnación dicen las Escrituras que salió corriendo a anunciarlo, con su presencia, a su prima Isabel. La Palabra cuando entra en nosotros nos pone siempre en camino, especialmente hacia quienes nos necesitan y requieren de nuestra ayuda solidaria. Pidamos al Señor avive en nosotros el deseo de salir a comunicar a otros lo que hemos escuchado en su Palabra.

4.- Oración inicial

Oh Dios y Señor nuestro, Padre de la Palabra eterna, mira a María, la primera discípula a la escucha, haznos comprender y comunicar a tu Hijo, que nuestra vida sea un canto de alabanza por los frutos de esa Palabra en nuestras vidas y que al anunciarla quienes la escuchen sean penetrado del Espíritu Santo que da alegría y entendimiento de tu Palabra. Amén.

5.- Lectura de la Palabra: Lucas 1,39-45

En aquellos días, se puso en camino María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, Isabel quedó llena de Espíritu Santo y exclamó a gritos: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que venga a verme la madre de mi Señor? Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Palabra de Dios.

6.- Compartir la Palabra

¿Qué hacemos nosotros cuando nos dan una buena noticia? ¿Por qué visita María a Isabel? ¿Qué cosas provoca esta visita? ¿Cuándo visitas a alguien con el mensaje del evangelio has notado algo semejante a lo descrito en la Palabra que hemos escuchado? ¿Cuándo la última vez que hablaste de Jesús a alguien?

7.- Mensaje de hoy

… es necesario mirar allí donde la reciprocidad entre Palabra de Dios y fe se ha cumplido plenamente, o sea, en María Virgen, «que con su sí a la Palabra de la Alianza y a su misión, cumple perfectamente la vocación divina de la humanidad». [79] La realidad humana, creada por medio del Verbo, encuentra su figura perfecta precisamente en la fe obediente de María. Ella, desde la Anunciación hasta Pentecostés, se nos presenta como mujer enteramente disponible a la voluntad de Dios. Es la Inmaculada Concepción, la «llena de gracia» por Dios (cf. Lc1,28), incondicionalmente dócil a la Palabra divina (cf. Lc 1,38). Su fe obediente plasma cada instante de su existencia según la iniciativa de Dios. Virgen a la escucha, vive en plena sintonía con la Palabra divina; conserva en su corazón los acontecimientos de su Hijo, componiéndolos como en un único mosaico (cf. Lc 2,19.51). (Benedicto XVI, Verbum Domini, 27).

María es modelo de creyente que se pone en camino cuando se da chance a que se anide en ella la Palabra. Todos nosotros cuando escuchamos la Palabra podemos decir que Cristo se adentra en nuestro interior y su Espíritu nos impulsa a comunicar eso que llevamos por dentro. María acoge la Palabra y nos anima hoy a hacer lo mismo que ella, llevarla a otros por medio de la evangelización.

8.- Oración con La Palabra: Evangelización de la imagen

Contemplemos el cuadro de La Altagracia y fijémonos en todo lo que nos transmite con su sola presencia. Tratemos de ver en el cuadro pasajes de las Santas Escrituras o que se relacionen con la Virgen y la Biblia.

Luego espontáneamente cada uno de gracias a Dios por el mensaje evangelizador que le ha transmitido y sigue transmitiendo la imagen de nuestra Madre María de La Altagracia.

9.- Compromiso comunitario

Todos al salir a la calle vaya diciendo con gran alegría, júbilo y entusiasmo a la gente que se encuentre, y por las casas y a los vecinos, que crean en Jesús, la Santa Biblia y nuestra Madre María.

10.- Oración final

Juntos recemos esta Oración por nuestro Plan Nacional de Pastoral: Padre Santo, a Tí que quieres que todos los hombres y mujeres se salven y conozcan la verdad por medio de Jesucristo, tu Hijo amado y Señor nuestro, de quien nos hiciste discípulos misioneros te pedimos que renueves en tu Iglesia que peregrina en la República Dominicana el don del Espíritu Santo para que con alegría y valentía testimoniemos, proclamemos, celebremos nuestra fe en El e integrados en familias y pequeñas comunidades misioneras, contribuyamos a la vivencia de los valores cristianos en las personas, las familias y la sociedad para hacer visible tu Reino. Amén

(Se canta el Magnificat concluyendo con el Padre nuestro y el ave María).

Si se está celebrando la Novena en el sector se concluye con Cantos alegres a la Virgen y se sale en procesión con la Virgen y la Biblia por el sector con cantos misioneros y a la Palabra.

Imagen relacionada