Home | Un invitado para Centinelas | Novena a la Virgen de la Altagracia: noveno día

Novena a la Virgen de la Altagracia: noveno día

Resultado de imagen para virgen de la altagracia

Lunes 20
Con María seamos voz de Dios, un pueblo de profetas
Dedicado a los jóvenes

1.- Orientaciones para este día

Hay que destacar los jóvenes como destinatarios de una especial presencia de la Virgen María y su Hijo Jesús. Hacer invitaciones especiales para los jóvenes.

2.- Entronización de la imagen de la Altagracia y de las Sagradas Escrituras

En un altar decorado con manteles, flores y luces entronizar el cuadro de La Altagracia y la Biblia. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

(Se trae en procesión la Virgen con cantos marianos y a la Palabra).

3.- Motivación

Con esta Novena de Nuestra Señora de la Altagracia iniciamos en toda la República Dominicana la Segunda Etapa del Plan Nacional de Pastoral cuya visión de futuro es que el pueblo de Dios testimonie, proclame, celebre su fe en Jesucristo, integrado en familias y pequeñas comunidades misioneras, contribuya a la vivencia de los valores cristianos en las personas, las familias y la sociedad para hacer visible el Reino de Dios. Comenzamos este camino de fe con el Año de la Palabra con su hermoso lema: “Dichosos los que escuchan la Palabra y la cumplen” (Lc 11, 28).

Hay que destacar la presencia de los jóvenes en la tarea evangelizadora. Pedirles a los jóvenes que conduzcan en este día la novena.

4.- Oración inicial

Señor Jesús queremos ser tus discípulos misioneros siempre atentos a tu voz de buen pastor, que nos habla con tu Palabra al corazón y disipas nuestros miedos. Concédenos abrazar tu misma misión de ser la voz de tu Padre y como profetas te veamos en el mundo, te anunciemos a todos los hombres y mujeres, y tu Palabra sea entonces el contenido de lo que hablamos y la fuerza motora de nuestra entrega a Ti. Amén.

5.- Lectura de la Palabra: 1 Pedro 2,3-11.

Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación, desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis probado la benignidad del Señor.
Y viniendo a Él como a una piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa delante de Dios, también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Pues esto se encuentra en la Escritura: HE AQUÍ, PONGO EN SIÓN UNA PIEDRA ESCOGIDA, UNA PRECIOSA piedra ANGULAR, Y EL QUE CREA EN ÉL NO SERÁ AVERGONZADO. Este precioso valor es, pues, para vosotros los que creéis; pero para los que no creen, LA PIEDRA QUE DESECHARON LOS CONSTRUCTORES, ÉSA, EN PIEDRA ANGULAR SE HA CONVERTIDO, y, PIEDRA DE TROPIEZO Y ROCA DE ESCÁNDALO; pues ellos tropiezan porque son desobedientes a la palabra, y para ello estaban también destinados. Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia. Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma.

6.- Compartir la Palabra

¿Qué te hace pensar que la Palabra nos hizo de no-pueblo un pueblo? ¿Para qué hemos sido una raza elegida? ¿Cómo estás tú proclamando las maravillas del Señor? ¿Puedes mencionar a los profetas de hoy?

7.- Mensaje de hoy

La voz profética de la Iglesia resuena como una invitación a la esperanza que solo inspira la confianza plena en las promesas de Dios dadas en su Palabra. Nuestro compromiso profético es viva presencia del imperio y poderío que ejerce sobre nosotros la Palabra de Dios. Una vez nos sometemos a Dios, ya no podemos hacer otra cosa que gritar justicia y misericordia.
Pidamos a Jesús para que avive en nuestros jóvenes el deseo de ser profetas de esperanza, que aviven y anuncien la presencia de su Reino en medio de nosotros.

8.- Oración con La Palabra: Profecía

Recordemos la Palabra escuchada y pensemos en nuestro pueblo dominicano y su relación con la Palabra. ¿La escucha? ¿Tiene profetas que se la anuncian?

9.- Compromiso comunitario

Salir en procesión desde el sector mañana con la imagen de Nuestra Señora de La Altagracia, La Biblia y banderas dominicanas, hacia el centro parroquial para la gran eucaristía en honor de nuestra Madre.

10.- Oración final

Juntos recemos esta Oración por nuestro Plan Nacional de Pastoral: Padre Santo, a Tí que quieres que todos los hombres y mujeres se salven y conozcan la verdad por medio de Jesucristo, tu Hijo amado y Señor nuestro, de quien nos hiciste discípulos misioneros te pedimos que renueves en tu Iglesia que peregrina en la República Dominicana el don del Espíritu Santo para que con alegría y valentía testimoniemos, proclamemos, celebremos nuestra fe en Él e integrados en familias y pequeñas comunidades misioneras, contribuyamos a la vivencia de los valores cristianos en las personas, las familias y la sociedad para hacer visible tu Reino. Amén

(Se canta el Magnificat concluyendo con el Padre nuestro y el ave María).

Si se está celebrando la Novena en el sector se concluye con Cantos alegres a la Virgen y se sale en procesión con la Virgen y la Biblia por el sector con cantos misioneros y a la Palabra.

Imagen relacionada