Home | Centinela de la sociedad | Impacto de las redes sociales en las relaciones familiares

Impacto de las redes sociales en las relaciones familiares

Lic. Arismendy Rodríguez 

Hoy por hoy, estimo que no existe un solo ámbito de la vida del ser humano que no haya sido impactado por el uso casi generalizado de las redes sociales, especialmente Facebook, Twitter o Instagram. El uso recurrente de estas herramientas de interacción social forma parte de nuestra rutina, para bien o para mal. Y es que como toda “herramienta”, las redes sociales no pueden catalogarse como intrínsecamente malas o Resultado de imagen para redes sociales y la familiabuenas. Constituyen un medio cuya bondad o no dependerá del usuario.

Esa neutralidad moral que comportan las redes sociales transfiere a los millones de usuarios una enorme responsabilidad que la mayoría evade. Ahí es donde radica el peligro, que hacen de las redes sociales una herramienta perniciosa en manos de personas propensas a actuar de espaldas a las reglas más elementales de convivencia social y sentido común.

Las redes sociales también se caracterizan por su instantaneidad, sencillo y fácil acceso. Gozan de una gran versatilidad, lo cual explica en parte el éxito conquistado y que parece seguirá en franco aumento. Muchas personas pasan horas y más horas navegando o, más bien, atrapados en las redes perdiendo incluso el contacto con la realidad circundante. Son, por decirlo concretamente, verdaderos adictos de las redes a las cuales acceden generalmente a través del teléfono móvil por lo que están casi todo el día conectados a esa realidad virtual, aunque desconectado del mundo real.

El Papa Francisco, consciente de la problemática que constituye la adicción a las redes sociales que terminan minando la calidad de las relaciones humanas con los más cercanos (familiares y amigos), en su reciente viaje a Bangladesh ante unos siete mil jóvenes les instó a no pasarse todo el día pegados al teléfono y ajenos al mundo que les rodea. En otra ocasión ya se había quejado de la irreverencia de introducir los celulares a la Santa Misa y centrarse en ellos y no en el culto a Jesús Eucaristía.

No podemos menos que sentir tristeza al observar en qué han degenerado los Imagen relacionadaencuentros entre familiares y amigos. Cada quien ensimismado en su teléfono móvil, mientras se pierde la oportunidad de disfrutar de una buena conversación cara a cara, reír, contar anécdotas… Ahora lo importante es la selfie o autoretrato, la nota de voz, el vídeo, colgar, etiquetar fotos, mensajes… pero con el que está allá, lejano; el cercano, el que está presente queda relegado a un después, cuando se vienen a dar cuenta ya es hora de despedirse y cada quien toma su rumbo como si no se hubieran visto. Se ha perdido el sentido y la alegría del encuentro, el disfrute de la presencia.

En estos días festivos, Navidad y fin de año, es común juntarse, compartir una cena, intercambiar regalos. Vamos a proponernos dejar a un lado todo lo que entorpezca la calidad de nuestros encuentros con familias y amigos, principalmente el acceso a las redes sociales a través del móvil. Puede parecer imposible para muchos dejar el móvil en la casa o en un lugar reservado, pero para los que no se pueden controlar sería lo mejor para poder disfrutar la compañía de nuestros seres queridos y recuperar el verdadero valor del tiempo que les dedicamos. Ojalá y nunca perdamos de vista de que cada cosa tiene su tiempo y espacio, todo tiene su momento o debería tenerlo.