Home | Un invitado para Centinelas | Estas son las 2 razones por las que los jueves son eucarísticos (Oración eucarística)

Estas son las 2 razones por las que los jueves son eucarísticos (Oración eucarística)

Quizás recién has conocido el catolicismo, o tal vez ya tienes un tiempo en la Iglesia pero aun no sabes por qué muchos católicos van a rezar ante el Santísimo Sacramento especialmente los días jueves.

Es normal encontrarse con parroquias que aconsejan con insistencia ir los jueves a rezar al Señor en la Eucaristía.

Son dos las razones por las que la Iglesia eligió el jueves como el día de adoración eucarística:

1.- Jueves Santo

Esta es la razón principal por la que el jueves es considerado eucarístico. Recordemos que en la Semana Santa se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Fue el Jueves Santo, fue el día en que se se celebró la Última Cena y en ella se instauró la Eucaristía. La Iglesia conmemora la Pasión todas las semanas y por eso se celebra Misa cada domingo, en memoria de la resurrección de Cristo.

2.- Sagrado Corazón de Jesús

Un hecho ocurrido en 1673 con Santa Margarita María de Alacoque, coronó los jueves como días especialmente eucarísticos. Fue a ella a quien se le apareció el Sagrado Corazón de Jesús durante dos años. La primera vez que se le apareció, ella estaba rezando en el Santísimo. Cristo se le aparecía cada primer viernes de cada mes, y en una ocasión indicó que todas las noches del jueves al viernes, haría que la santa le acompañe en el Huerto de los Olivos; para rezar la misma plegaria que Él hizo al Padre la noche antes de morir. Así cada jueves se hizo común tener la “Hora Santa” para acompañar a Cristo en oración antes del Viernes de la Pasión.

Y tú, ¿conocías estas dos razones? Busca la parroquia más cercana cada jueves y ten tu “Hora Santa”. Acompaña a Cristo en oración y fortalece tu relación con Él. Los Jueves Eucarísticos son muy especiales para la vida espiritual.

Resultado de imagen para jueves eucaristico

3.- Oración para la unión con la Voluntad de Dios en Jesús Sacramentado

Jesús mío, Tú por amor mío Te empequeñeces en la Hostia, casi desapareciendo en todo, y yo en este acto, oh Jesús, quiero desaparecer en tu Voluntad, para contenerte por entero en mí, haciendo de mi ser otra hostia, en competición con tu Amor Sacramentado. Y Tú, oh Jesús, destruye todo mi pobre ser en lo que tiene de pecado, para que con tu Querer Te consagres en mí por entero, y yo pueda decirte: “aquí tienes, oh Jesús, mi Hostia”, como Tú lo dices a mí.

En este acto, oh Jesús, me escondo en tu Voluntad, para que encuentres en mí tu Vita Sacramental, y yo pida, haga y tome parte en todo lo que haces Tú, y los velos sacramentales sean la sombra que nos esconde juntos y nos haga inseparables.

Resultado de imagen para jueves eucaristico