Home | Centinela del matrimonio y la familia | El noviazgo: 10 Consejos para ser un noviazgo santo en nuestros tiempos

El noviazgo: 10 Consejos para ser un noviazgo santo en nuestros tiempos

Resultado de imagen para noviazgo

1.-Sabiduría para novios

Desde el s. XIX, viene la emancipación del individuo, de la persona, y el matrimonio no se basa en la voluntad de otros, sino en la propia elección; comienza con el enamoramiento, se convierte luego en noviazgo y finalmente en matrimonio. En aquel tiempo, todos estábamos convencidos de que ese era el único modelo justo y de que el amor garantizaba de por sí el «siempre», puesto que el amor es absoluto y quiere todo, también la totalidad del tiempo: es «para siempre». Desafortunadamente, la realidad no era así: se ve que el enamoramiento es bello, pero quizás no siempre perpetuo, como lo es también el sentimiento: no permanece por siempre. Por tanto, se ve que el paso del enamoramiento al noviazgo y luego al matrimonio exige diferentes decisiones, experiencias interiores. Como he dicho, es bello este sentimiento de amor, pero debe ser purificado, ha de seguir un camino de discernimiento, es decir, tiene que entrar también la razón y la voluntad; han de unirse razón, sentimiento y voluntad. En el rito del matrimonio, la Iglesia no dice: «¿Estás enamorado?», sino «¿quieres?», «¿estás decidido?». Es decir, el enamoramiento debe hacerse verdadero amor, implicando la voluntad y la razón en un camino de purificación, de mayor hondura, que es el noviazgo, de modo que todo el hombre, con todas sus capacidades, con el discernimiento de la razón y la fuerza de voluntad, dice realmente: «Sí, esta es mi vida».

El noviazgo es una etapa maravillosa, llena de retos. Es una gran aventura, una travesía envuelta de ilusiones donde se aprende a querer y a ser querido. Aquí el corazón está inquieto, bulle como un volcán y qué mejor que aprovechar este momento tan especial y único para conocer al otro, para madurar los sentimientos, y crecer juntos.

Yo pienso con frecuencia en la boda de Caná. El primer vino es muy bueno: es el enamoramiento. Pero no dura hasta el final: debe venir un segundo vino, es decir, tiene que fermentar y crecer, madurar. Un amor definitivo que llega a ser realmente «segundo vino» es más bueno, mejor que el primero. Y esto es lo que hemos de buscar. Y aquí es importante también que el yo no esté aislado, el yo y el tú, sino que se vea implicada también la comunidad de la parroquia, la Iglesia, los amigos. Es muy importante esto, toda la personalización justa, la comunión de vida con otros, con familias que se apoyan una a otra; y sólo así, en esta implicación de la comunidad, de los amigos, de la Iglesia, de la fe, de Dios mismo, crece un vino que vale para siempre.


2.- Los 10 Consejos para ser un noviazgo santo en nuestros tiempos

Todas las relaciones de noviazgo son diferentes, es decir que Dios escribe en cada pareja una historia única y original. Es como si agarrara un lápiz y escribiera toda la trama de ambos y las aventuras para que pudieran estar juntos. Pero ¿por qué un lápiz?… Dios hace sus borrones cada vez que cambiamos de parecer, plan o camino; Él respeta nuestra libertad y siempre seremos nosotros los de la última palabra.

Es necesario seguir sus designios y sus mandamientos para que realmente algo tan bonito pueda funcionar; es por eso que aquí te dejo 10 consejos para ti y tu novio o novia.Si en estos momentos tu estás soltero o soltera ¡No te preocupes! Este artículo también es para ti. A continuación te presento 10 razones para un noviazgo santo, tomado de la página Catoliscopio:

1- La razón de ser (¿A dónde van?)

Primero que nada se necesita saber que el noviazgo es una preparación es una razón de ser. Un noviazgo NO es para experimentar NO es para como coloquialmente se diría “calarse”, NO. Esto va más allá, es un camino formal donde ambos tienen un sólo destino y sagrado: El Matrimonio. No es de índole humano sino de un Creador, de un Salvador, de Dios. (CIC, 1603)

Ambos tienen que hablar antes (en caso de que estés soltero o soltera) de cuales son sus metas y no tanto mundanas sino metas espirituales. Ojo, si el/la que va ser tu o es tu pareja no tiene en sus planes como meta el matrimonio, entonces es una alerta para ti que no va en ningún rumbo y menos santo. Por eso, mi consejo sería que todo se hable con anticipación y sepas que el objetivo tienen ambos sea en base a Dios. (Si tu caso es que ya tienes tu relación) sería que juntos sepan ahora la razón de ser y trabajen por ese objetivo sagrado. En este punto pregúntate si te visualizas casada o casado con el/ella en un futuro; si tu respuesta es no, no pierdan su tiempo, si tu respuesta es SÍ ya llevamos un punto bien.

2- La Base de amistad.

“Todo buen noviazgo tiene una buena base con la amistad” -Emma y Didier.

El otro día me encontraba en una plática de estos grandes conferencistas de Costa Rica y platicaron que ellos antes de ser novios fueron mejores amigos, me llamó mucho la atención que Emma remarcara que es en la amistad donde uno conoce al otro realmente y sin máscaras; ya que se puede dar uno varios sustos y sorpresas al encontrar cosas que pudieran haberse evitado con una amistad previa.
Así que pensé: todo esto logra tener sentido, conociendo a la persona en la amistad con todas sus virtudes y defectos (y no tanto virtudes) podré discernir si me animo o no a dar el siguiente paso. Al final terminaría ganando porque de una u otra forma sería mi novio o un gran amigo.

Espera (si eres soltero o soltera) tómate tu tiempo y disfruta de la amistad, ¡Es un tesoro!.

3- Honestidad

“El antídoto más eficaz contra el virus de la falsedad es dejarse purificar por la verdad.” -Papa Francisco

Muéstrense tal y como son para que al llegar al matrimonio no les sea sorpresa muchas cosas al momento de ya convivir juntos. Es fundamental ser honesto con el otro en todo momento, decirle qué nos molesta, que nos gusta y qué pensamos de muchas cosas. Y tener la virtud de la verdad para purificarse mutuamente así como el Papa nos exhorta.

4- Respeto (Te he confiado a mi hij@)

Tu pareja es hijo/hija de Dios al igual que tú.

El respeto es clave para un noviazgo santo, ya que Papá te ha confiado a su hijo/hija para protegerse, quererse y respetarse mutuamente. Recuerda siempre tener un equilibrio y saber cuando puedes lastimar al otro. En ningún momento atentar contra la integridad del otro, su cuerpo y su alma. No hables cuando te enojes, no tomes decisiones en crisis, podemos lastimarlo.

5- Oración

Una de las principales razones por las que un noviazgo no funciona es por la falta de oración. Hemos venido a un mundo lleno de tentaciones y ¡Nuestro mejor escudo es la oración!

Solteros: Oren por la pareja que Dios les va a encomendar (aunque aún no la/lo conozcan) no se cansen de orar.

Con pareja: recen juntos el rosario, vayan a horas santas, no dejen de orar el uno por el otro, para que puedan vencer todos los obstáculos que se presenten. Consejo… pidan por la pureza y castidad, solos no podemos, pero con la ayuda del Espíritu Santo podremos ir contra corriente.

6- Sacramento de la eucaristía y reconciliación.

¿A quién buscan? (Juan 1,35-39)

Jesús nos invita a su gran banquete para encontrarnos con Él y que mejor que estando en gracia. Acude con tu pareja al encuentro de Jesús y al sacramento de reconciliación para que día día juntos se fortalezcan mutuamente. Comer y beber de Él es el gran milagro que podemos vivir diario.

Recuerda que es como un triángulo tú, tu pareja y Dios.

7- Evite lugares

Si, así como lo leyó evite lugares donde ambos puedan caer en tentación, ambos saben sus debilidades y con eso piensen en dónde pudieran hacerse daño. Y si por algún motivo no pueden evitar el lugar mi consejo es que se enriquezcan con alguna actividad, lectura de biblia o ¡hasta un juego de mesa! ¡Se vale!

8- Servicio mutuo

Usted no sólo está en la relación para que lo hagan feliz, usted también debe de servir al otro, ayudándolo, apoyándolo, levantándolo cuando más lo necesite. Se trata más de dar que de recibir.

9- Matrimonio alcanzable.

Al ya aclarar su principal objetivo: El matrimonio. Es hora de ver si el matrimonio de ambos es alcanzable, es decir, realista, si pueden alcanzarlo.

La familia de ambos ¡cuenta! Y por mucho…
Ellos ven lo de fuera y siempre querrán el bien para ti.

¿Te acuerdas de tu mamá que no le gustaba aquél muchacho y te decía que era un rebelde? …
Te aferrabas a algo sólo porque decías que lo querías que contigo era diferente y terminó siendo todo lo que tu mamá te había dicho y ¡Hasta peor! Bueno pues este es el momento ¡Luz roja! No dejes pasar los comentarios de los que te rodean (seres queridos) pues ellos pueden muchas veces ver lo que tu no.

Reflexiónalo y piensa si este noviazgo es algo alcanzable y realista.

10- Servir a los demás.

¡Este es mi punto favorito! Ya que una pareja que tiene oración, eucaristía y confesión pero no sirven juntos a los demás no funciona del todo.

¿Pero por qué?… Ambos no se pueden quedar egoístas a Dios, ¡Tienen que compartirlo! Y que mejor que buscar un servicio juntos.

Empezarás a notar que cosas que no tienen importancia ya no tendrán lugar en su relación ya que su prioridad será ¡Servir juntos a Dios! Y si eres soltero o soltera ¡no te preocupes! En tu servicio y con tu oración Él sabrá en que momento perfecto te presenta a la persona que anhelas.

Estos fueron mis 10 consejos para ustedes.Espero les haya servido y que puedan ponerlo en práctica.
¡Oremos por más noviazgos santos!

Resultado de imagen para noviazgo