Home | Un invitado para Centinelas | Comienza la JMJ de Panamá con la Misa de apertura en la Cinta Costera

Comienza la JMJ de Panamá con la Misa de apertura en la Cinta Costera

pilgrims-participate-in-activities-prior-to-t-1548211436044.jpg
«Gracias por aceptar la invitación de venir a este pequeño país en el que la fe llego de la mano de la Virgen por medio de la advocación de Santa María La Antigua», dijo el Arzobispo de Panamá a miles de peregrinos en la misa de apertura.

Por Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Ha iniciado finalmente la Jornada Mundial de la Juventud 2019 con la celebración de la Santa Misa presidida por Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá, el martes 22 de enero a las 17:00 de la tarde, hora local.

El escenario elegido para la ocasión fue la bella Cinta Costera: un espacio al abierto que bordea el océano Pacífico y que conecta la Ciudad de Panamá de norte a sur. Allí, ante la presencia de miles de jóvenes peregrinos procedentes de todo el mundo, Mons. Ulloa agradeció su presencia y pronunció una homilía animándolos a perseverar en la vida, diciendo Sí a la voluntad de Dios, como lo hizo la Virgen María.

1.- María, ejemplo de alegría y valentía

«A pesar de todas las dificultades del camino ustedes han querido unirse a esta JMJ. Nuestra Madre hoy nos recibe con el corazón y los brazos abiertos. Gracias por aceptar la invitación de venir a este pequeño país en el que la fe llego de la mano de la Virgen por medio de la advocación de Santa María La Antigua. Somos la primera Diócesis en tierra firme y desde aquí un 9 de septiembre de 1.513 se llevó el Evangelio al resto del continente, gracias a Ella», manifestó el Arzobispo.

«Solo dejamos de ser jóvenes cuando dejamos de soñar», continuó diciendo Mons. Ulloa, haciendo hincapié en que María es la que da las claves para encontrar el camino de la verdad:

«Ella ha sido propuesta por el Papa como modelo de alegría y coraje. Ella estuvo disponible para cumplir el plan de Dios, de ahí el lema de esta JMJ: “He aquí la sierva del Señor, hágase en mÍ según tu Palabra”.

2.- Gracias al Papa por darnos esta oportunidad

Asimismo el mitrado agradeció al Pontífice por «darnos la oportunidad de hacer una JMJ para la juventud de las periferias existenciales. Especialmente la juventud indígena, y los que son forzados a migrar. También los que viven las consecuencias de la delincuencia, la falta de recursos, la violencia y tantos otros males», aseveró el purpurado lanzando un mensaje de esperanza para todos:

«Estamos seguros que los verdaderos protagonistas para los cambios y las transformaciones que requieren la humanidad y la Iglesia, son ustedes. El futuro está en sus manos, en sus capacidades y en su visión de un mundo mejor».

3.- Panamá: capital de la juventud del mundo

Al finalizar la celebración Eucarística, Mons. Ulloa, recordó a los peregrinos que en Panamá, encontrarán «un pedacito del mundo entero».

«Estamos felices de ser punto de encuentro, y unidad en la diversidad. Gracias a la presencia de ustedes, este país es hoy la capital de la juventud del mundo. No tengan miedo de compartir sus sueños ya que con la fuerza del Espíritu Santo se puede hacer la revolución del amor, que no es fácil pero sí posible con la ayuda de María», concluyó, reiterando que tras esta JMJ, «ningún pobre, y ningún pequeno ha de tener miedo de soñar grandes cosas, al igual que el pequeño país de Panamá, ha podido hacer realidad el gran sueño de esta Jornada Mundial de la Juventud».