Home | Centinela del matrimonio y la familia | 11 cualidades de un padre: una mirada bíblica

11 cualidades de un padre: una mirada bíblica

Resultado de imagen para padre cristiano

 

“Un buen padre es uno de los más desapercibidos anónimos, el menos elogiado, y, sin embargo uno de los activos más valiosos de nuestra sociedad”.

Hay muchas cualidades de un buen padre de familia cristiana que podemos encontrar en la Biblia. Pero vamos que comenzar con el padre que esta simplemente presente.

Una estadística que leí en el Departamento de Salud y Servicios Humanos en EEUU, dice que en 1996, el 42% de los hogares de madres solteras vivía por debajo del nivel de pobreza. Sin embargo, sólo el 8% de los hogares con padres casados fueron considerados pobres.

Si la ausencia de un padre de un hogar hace una drástica de una diferencia en las finanzas, seguramente su ausencia afecta a tantas otras áreas. Padres, por el bien de sus hijos y su futuro, necesitan estar ahí para ellos.

Pero hay mucho más para ser un padre cristiano piadoso que simplemente vive en la misma casa. Aquí hay 11 características Bíblica que todo padre cristiano debe tener.

1.- Amar A Dios

Deuteronomio 6,4-9:  “Oye, Israel: [1] El Señor nuestro Dios es el único Señor.”Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. “Grábate en la mente todas las cosas que hoy te he dicho, y enséñaselas continuamente a tus hijos; háblales de ellas, tanto en tu casa como en el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes. Lleva estos mandamientos atados en tu mano y en tu frente como señales, y escríbelos también en los postes y en las puertas de tu casa”.

El pasaje clásico sobre la crianza de los hijos comienza con amar a Dios sobre todas las cosas. Los judíos llaman a este paso Shemá Israel (lo que significa: “Escucha, Israel”). Es la pieza central del tiempo de oración judío. Todo Israel se instruye en amar a Dios por encima de todo lo demás. Entonces los padres son instruidos para enseñar a sus hijos la ley de Dios. La promesa en el versículo 2 de este capítulo es larga vida a los padres y los hijos que aprenden a obedecer y confiar en Dios. Este mandamiento se repite en Marcos 12,29-30. Para ser un buen padre, usted debe aprender a amar a Dios sobre todas las cosas.

 2.- Amar a los demás

Marcos 12,31: “Y el segundo [mandamiento] es como, a saber esto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos”.

El primer mandamiento es amar a Dios y el segundo es amar a los demás. Sin esto no se puede ser un buen cristiano y no se puede ser un buen padre. Para ser un buen padre cristiano debe tener la característica de amor por los demás. Esto no es sólo para sus propios niños, si no también un verdadero amor por la gente. Si usted no tiene esto, entonces se mostrará en su vida y va influir negativamente en la vida de sus hijos. Además de ser una buena cualidad cristiana, es un mandato de nuestro Señor. Esto incluye incluso a nuestros enemigos como Jesús enseñó en el Sermón del Monte (Mateo 5,43-48).

3.- Mentor

Proverbios 22,6: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Hay mucha discusión sobre este versículo en cuanto a si se trata de una promesa o un principio. Independientemente de su opinión sobre el tema, debe quedar claro lo que el mandato es. El mandato es entrenar a nuestros hijos. Esto es algo que yo, como padre, puedo tomar la decisión de hacer. Pero no es sólo un mandamiento de entrenamiento, porque siempre estamos modelando para nuestros hijos cómo vivir, es un mandato para entrenarlos en el camino que deben seguir. Capacitarlos de una manera correcta. Sea un mentor para ellos.

Un buen padre es uno de los más desapercibidos anónimos, el menos elogiado, y, sin embargo uno de los activos más valiosos de nuestra sociedad

4.- Paciente

Efesios 6,4: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos:., Sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.

Junto con el ser mentor, se requiere paciencia para entrenar a un niño en el camino correcto. No provocar, o frustrar, a sus hijos por demandas poco razonables. Perder la paciencia con sus hijos crea tensión para todos. Es muy difícil para ellos aprender en un ambiente tan lleno de presión.

5.- Buen Trabajador

Génesis 2,15: “Y el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase”.

Dios puso a Adán en el jardín y le dio instrucciones para trabajar. Esto fue antes de la caída de Adán y Eva. Desde el principio Dios planeó que el hombre tendría un trabajo que hacer. La diferencia después de la caída es que el trabajo se haría difícil. Pablo enseña, en 2 Tesalonicenses 3,10-12, que los hombres que son perezosos y se niegan a trabajar, no se les debe permitir que coman. Tenga cuidado con este paso. Esto no quiere decir que las personas que no pueden trabajar no deben comer. Se dice que los que “no trabajan”, esto significa que podrían hacerlo, pero escogen por no hacerlo.

6.- Sobrio – Ser Controlado

1 Timoteo 3,2: “Un obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, solícito, templado, de buena conducta, hospedador, apto para enseñar”.

Hay muchas cosas que podemos decir a partir de los siguientes versos, pero vamos a seleccionar algunos que se necesitan hoy para los padres. Sobrio aquí es hablar de uno mismo siendo controlado. No pierda control en frente de sus hijos o otras personas.

7.- Sobrio – No es un borracho

1 Timoteo 3,3:  “…No dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas; sino moderado, no litigioso, ajeno de avaricia”.

Pablo dice de los diáconos en el v.8: “no dados a mucho vino”. Ambos están hablando de embriaguez. La Biblia enseña que el hombre sabio evita embriagarse (Proverbios 23,29-35). Una cualidad de un padre cristiano debe ser una persona que evita las borracheras.

8.- Buen Testimonio – Libre de culpa

1 Timoteo 3,2-10: “Un obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, solícito, templado, de buena conducta, hospedador, apto para enseñar; … Y éstos también sean antes probados; y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles”.

Esto no quiere decir que la persona nunca ha hecho nada malo, pero Él vive de tal manera que cuando vienen las acusaciones, las personas no asumen inmediatamente que son verdaderas. Y no estoy hablando de los políticos de aquí que pagan a la gente para limpiar sus líos del pasado y echan la culpa a los demás. Estoy hablando de un hombre en que la gente puede confiar porque no ven culpa en este hombre y en su carácter.

9.- Digno de Respeto

1 Timoteo 3,7: “También conviene que tenga buen testimonio de los de afuera; para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo”.

Todo este pasaje parece estar hablándole a la gente que deben respetar. Por supuesto los hijos deben obedecer y honrar a sus padres (Efesios 6:1, 2). La idea de honrar a sus padres es la idea de respeto. Sin embargo, 1 Timoteo está hablando acerca de ser un hombre que otras personas puedan respetar.

10.- No amante del dinero

1 Timoteo 6,6-11: “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre”.

Las calificaciones de un diácono o predicador dicen que no debería ser un amante del dinero. Los versículos anteriores, que provienen de 1 Timoteo, dicen que un hombre de Dios es un hombre que se conforma con lo que tiene. Por supuesto que necesitamos dinero para vivir y cuidar de nuestra familia, pero eso no debe ser el centro de nuestra existencia. Nuestra atención debe centrarse en la piedad y la formación de nuestros hijos a valorar la misma vida.

11.- Muestra los frutos del Espíritu

Gálatas 5,22-23: “Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza;. Contra tales cosas no hay ley”.

Como un padre cristiano que es guiado por el Espíritu Santo, debe manifestar su obra en su vida teniendo estas características -y muchas más.

Tome estas 11 cualidades para ser un padre cristiano ejemplar y trabaje en ellas. Tal vez lo haga bien en algunas áreas pero no en otras. Que estas sean un punto de partida para hacerlo mejor en las áreas carentes.

Resultado de imagen para padre cristiano